También conocida como disfunción eréctil , la impotencia sexual es una disfunción sexual que se caracteriza por la incapacidad del hombre para conseguir una erección. Hasta 20% de los casos de impotencia sexual pueden ser causados por factores psicológicos (stress, ansiedad, culpa, depresión, baja autoestima, miedo al fracaso sexual, etc). Sin embargo, hay otros hombres, para los cuales la disfunción es un problema con el cual lidiar siempre.

La pérdida de erección puede atacar a jóvenes, a hombres mayores, a ancianos. La disfunción eréctil es la disfunción sexual más frecuente, hay estudios que aseguran que hasta un 50% de los hombres puede llegar a experimentar uno varios episodios de esta disfunción a lo largo de su vida.

Antes de seguir indagando en la relación existente entre estas enfermedades, se hace necesario explicar que es la impotencia sexual, para efectos de este articulo, se hablará de la impotencia sexual masculina. El uso ininterrumpido de duraciones continuadas, de medicación fármacos para las dolencias psíquicas emocionales de los hombres, son causas en gran numero de ellos, de lesiones de carácter sexual en cuanto al riego sanguíneo del pene.

La disfunción eréctil es un asunto de pareja. Algunos médicos usan el término de "disfunción eréctil" para diferenciarla de otros problemas que afectan la relación sexual como son la falta de deseo sexual los problemas de la eyaculación. Hasta hace no demasiado tiempo, la disfunción eréctil era llamada impotencia sexual".

Sin embargo, también existen casos de impotencia sexual debdo a problemas de carácter neurológicos. Un impotente en sus relaciones sexuales será probablemente impotente para otras actividades, por ejemplo escribir, hablar en público, etc. Millones de hombres utilizan la Viagra para tratar la disfunción eréctil… pero la Viagra no va a resolver los problemas en una relación.

Además del estrés cotidiano, la ansiedad por el acto sexual también es una causa común de la impotencia. Por este motivo un médico especializado deberá valorar si hay algún problema vascular y ofrecer el tratamiento médico adecuado en cada caso. En pacientes jóvenes con disfunción eréctil arterial debemos realizar un eco-doppler peneano enfocado a una microcirugía de revascularización peneana.

Este medicamento se administra con un aplicador monodosis, en pequeña cantidad en la punta del pene y actúa de forma directa sobre la erección. Solo en caso de que la impotencia sea provocada por una lesión, por problemas en el corazón bien por una operación de próstata debes recurrir a tratamientos médicos.

Sin que exista ningún trastorno orgánico ni psicógeno, el individuo, por razones diversas, va distanciando progresivamente su actividad sexual, lo que va a afectar a las distintas fases de la respuesta sexual: deseo, excitación, orgasmo y satisfacción, causando frecuentemente anorgasmia femenina impotencia masculina.

Las causas que desencadenan una impotencia son diversas, desde alteraciones orgánicas (diabetes, hipertensión, arteriosclerosis, insuficiencia renal, etc), historia de vida, educación recibida, ansiedad, estrés, hasta efectos iatrogénicos (efectos secundarios a fármacos).

Cualquier disturbio en uno de esos sistemas puede causar problemas de erección. Un 48 por ciento de los hombres mayores de 60 años tienen impotencia habitualmente y casi un 75 de los mayores de 80, pero la edad no es siempre causa de impotencia. Al principio es mejor pensar la situación como una disfunción eréctil en lugar de impotencia sexual.

Por esta razón es muy efectiva a la hora de tratar la disfunción eréctil ya que brinda una acción vigorizante sobre la zona pélvica, generando una mayor potencia sexual. La salud sexual es actualmente un importante factor en la calidad de vida de las personas.
이 게시물을..